lunes, junio 29, 2009

Producir antes de morir



Tras protagonizar obras de teatro de Tennessee Williams, películas de Warhol, ser musa de Lou Reed y convertirse en un adorado ícono del underground neoyorquino, Candy Darling está por morir. El transexual sólo tiene 29 años, pero confiesa estar "aburrida hasta la muerte" en su última carta. La leucemia se la llevará rápidamente. Su obituario saldrá en primera plana en el NYTimes el 22 de marzo de 1974. Muchos asistirán al entierro, para su satisfacción póstuma.

Porque la inspiradora de "Candy Says" de the Velvet Underground siempre tuvo el secreto deseo de ser parte de algo, de ser querida y aceptada, de tener un novio. Estamos en la era pre-SIDA, la transexualidad es todavía una anomalía. Candy añora triunfar en el mainstream como acto político, como reivindicación de su minoría. De algún modo lo ha logrado, pero no del todo. "He protagonizado filmes chicos y he tenido partes en filmes grandes", decía con humor.

Quizás por eso, a pesar de su profundo aburrimiento antes de la treintena, hay tiempo para una última producción. La foto del retratista Peter Hujar está llena de detalles: las flores, el maquillaje, el vestido, las joyas, la pose, la mirada directo al lente, el claroscuro típico de los retratos de Hujar. Candy Darling en su lecho de muerte será la obra más famosa de este fotógrafo, quien muere de SIDA en 1987.

Para concretar el deseo político de Candy, la banda Antony and the Johnsons utiliza el retrato como tapa de su segundo álbum "I am a Bird Now." Antony, un ícono del transformismo tanto a nivel musical como político, es de algún modo la continuidad del legado de Candy. Lou Reed lo cree también. Miren esto.

1 comentario:

Tomás Ives dijo...

genial bruno, estaré siguiendote por acá.

T